riality porno ao vivo

Esos versos son de, el pabellón del vacío, el poema que Lezama Lima escribiera pocos días antes de morir.
Nos prometen la compañía insuperable, la conversación en una bate-papo ingles de sexo gruta del bosque, el juego en el río con los seres de las corrientes, el encuentro con los elfos de la luz, que son las criaturas más delicadas que existen.
Su vista es muy aguda y puede ver lo que ninguna otra criatura.
De ese pueblo de almas perdidas hablan todos los cuentos que existen.Poseen un carácter extremadamente burlón, y tienen habilidades como mimetizarse, imitar los sonidos de los animales y hacerse sentir, tocando a un ser humano con sus manos, produciéndole un escalofrío.Como nadie haya jamás soñado.Y está hablando de sí mismo, pero también de san Juan, pidiendo a las monjas que huyeran de la mirada de todos, o de esos campesinos irlandeses que en sus paseos se encuentran con envidiable naturalidad con elfos, hadas, o con alguna de las criaturas.El unicornio corre a su lado y se queda plácidamente dormido sobre su falda, momento en que los cazadores lo capturan, mientras el corazón de la doncella queda trastornado para siempre a causa de esa traición.Separados de los hombres y manteniendo una difícil relación con ellos, estas criaturas representan las fuerzas de la naturaleza, los misterios del nacimiento y la muerte, los vuelcos del amor y los pliegues del corazón humano.Pero el vacío es calmoso, / lo podemos atraer con un hilo / e inaugurarlo en la insignificancia".El unicornio es un animal semejante a un caballo, aunque con un cuerno en forma de espiral, situado en medio de la frente.Su mundo es el mundo del tokonoma, ese reverso donde, según nos enseñó José Lezama Lima, podemos recobrar nuestro cuerpo "nadando en una playa, / rodeado de bachilleres con estandartes de nieve, / de matemáticos y de jugadores de pelota / describiendo un helado.
Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de julio de 2011.
Muchos años después, en una carta a la priora, san Juan le envió a la monja cocinera el siguiente mensaje: "Y a nuestra hermana Catalina, que se esconda y vaya a lo más hondo".Olvidemos por unos minutos el triste espectáculo en que se ha convertido la convivencia en nuestro país, y detengámonos en tres de esas criaturas olvidadas: las hadas, los unicornios y los duendes.Una de ellas, llamada Catalina, que hacía de cocinera, le preguntó ingenuamente por qué cuando pasaba junto al estanque del jardín las ranas que estaban sentadas en el borde se zambullían en el agua y se ocultaban.Algunos de ellos son feos y grotescos; otros, malintencionados o traviesos, muchos tan hermosos como nadie haya jamás soñado, y los hermosos no andan lejos de nosotros cuando caminamos por lugares espléndidos y en calma".Una antigua leyenda relaciona el origen de las primeras con los ángeles caídos.Es un umbral y puede ser tocado por la gracia, convertirse en el tránsito hacia una realidad más plena.Yeats lo explicó con estas palabras: "Toda la naturaleza está llena de gente invisible.

Les gusta estar a nuestro lado y asistir a nuestras locuras, como si guardáramos algo precioso que somos los primeros en desconocer.
Toda la poesía del escritor cubano se resume en este poema estremecedor.


[L_RANDNUM-10-999]